Esta vida tan plácida me extingue...

De pequeña quería ser un ser ruidoso y decorativo...

miércoles, 6 de junio de 2018

Miedo

A Eduardo
Y tuyas son las mejores horas que viví.

En la escazes del tiempo
que se asoma cuando no te tengo
descubro el miedo que
me causa tu ausencia.

Vengo a decirte que te amo,
incluso cuando no lo hago,
desde la inconsciencia de la vida
y el sueño de los sueños:

Para mí ya eres poesía

Tus manos, tus abrazos,
el cielo de tus labios
del que se derivan, entre otras cosas,
mis deseos más variados.

Después de escribir estos versos
¿Cómo no tener miedo
cuando todo se vuelve incierto,
lejano? y yo te amo.

Habríamos de saber que los libros
y las tazas de té con lavanda,
entre la impaciencia se guardan.
Se guardan.

Habríamos de volver a los días
de noviembre,
entre las sábanas y las lágrimas,
mis lágrimas.

Habríamos de amarnos menos o más,
pero no en este grado,
donde la piel se incendia
y nada queda claro.

Es injusto que aún no estemos juntos
en el futuro, y qué miedo sería
que nos quedáramos sólo en este poema
como parte del pasado.

lunes, 23 de abril de 2018

De las cartas personales

A Eduardo.

Te amo. Dice mi corazón. Te amo. Y tú notas la diferencia de cuando habla mi boca y de cuando habla ese, justo ese, mi corazón, hoy jueves que me pongo de escritora, esa, de mis máscaras favoritas, y extrañamente, la única que no puedo elegir a contentillo mío. Pero hoy te amo, te lo dice mi corazón, y te lo escribe la escritora, porque han convergido y se han sentado a amarte como si te escribieran desde París. 

La verdad es que tengo miedo, del desahucio, de terminar por ser devorada, de las pláticas de terapia, de un día simplemente morir. La vida se pone extremadamente rara a los 27 años ¿por qué no me lo advertiste? Te lo dije, mis 27 serían cosa seria, trip, trip, trip. Hoy te escribe como nunca antes la escritora, y te ama. Y ella nunca antes te amó. Ven, quédate, no te vayas, son siempre largas y últimamente, frías las nostalgias. Ven por que hay mucha soledad, ven por que hoy jueves valiente y nadie debería morir en jueves, y mi muerte está agendada para un martes que se quiso camuflar con un jueves barato, ven, ¿qué otro día podría morir?

jueves, 8 de febrero de 2018

Del Libro II

Cuarta Parte
(Fragmento)
XII.MMXIII

¿Me quieres? me pregunto mientras compro el jengibre para el chai, mientras preparo la comida o fumo los puros de vainilla, o bebo cerveza de frambuesa o como contigo chocolate amargo que se derrite lentamente en mi boca. No me quieres, me respondo triste, querer es otra cosa, no es caminar por Madero o entrar al Café Tacuba o estar en Bellas Artes a altas horas de la noche. Querer es… Me quedo callada porque no lo sé.

Luego te acomodas entre mis brazos, me escuchas, te dejas larga la barba, me invitas a cenar, aceptas mi café, caminas conmigo bajo la lluvia, entonces me quieres. Me quieres despacio, cuando callo, cuando me ausento, cuando te hablo sin decir palabras, cuando sin esperar recibes mi llamada, cuando me dices: te necesito.

martes, 31 de octubre de 2017

XXVII

¿Dónde te alcanzan los sueños que siguen tus pies?
Parado tan simple,
sin nada, con los bolsillos vacíos de miedos,
con la fortuna de decir no a lo que te ata,
con la frescura de la mañana
y ese medio sol que se cuela por las ventanas.

Te admiro

¿Dónde se duermen los anhelos que esconden tus cabellos?
Esa barba, las pestañas, las manos repletas de razón,
de verdades,
de preguntas,
de los meses,
del octubre más hermoso que conozco por ti.

¿Dónde estás mientras te pienso cada día?
Descalzo, en la playa,
con esas piernas largas,
despierta,
arrúllame el alma,
las estrellas hoy brillan para ti.

¿Qué será de ti en este día?
Veintisiete,
el octubre más bonito que conozco,
y la mezcla de felicidad y melancolía,
las llamadas, los abrazos, las personas…
Los años que te quedan por vivir.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Cuando tengas tiempo

Viernes

8:10
Y es que yo no sé cómo pasó todo ese alboroto, simplemente llegaste, me prestaste tu chamarra, me pusiste una paleta de fresas con crema en la boca y me abrazaste cuando nadie veía, justo en ese abrazo sentí la calma, la paz que tanto faltaba a mi vida, el amor, qué bonito es caminar siendo querida. Luego, de madrugada, me dijiste que me amabas, por eso crecí, porque el amor riega, florece, porque después, entre las 4:00 y las 4:30, supe que yo te amaba a ti.

10:20
Es así como crecen las personas, cuando se dejan ser, igual cuando se dejan querer, cuando se comparten todo ese cúmulo de experiencias y por la noche se esperan para decir: ven corazón, es hora de dormir. 

11:35
Ven corazón, abre tu alma, ven corazón, busca lo mejor de ti, ven corazón enciende tu corazón, ven corazón, siente la paz. Ven corazón, estamos a tiempo, ven corazón tienes el tiempo perfecto. Ven corazón, lee algo para mí, apaga la luz, déjame dormir.

martes, 22 de agosto de 2017

Lunes

(Semanario III)

El eclipse se hizo total
¿Dónde estás?
Ven conmigo,
te espero a la
vuelta del Vergel
sin aeropuertos tristes
o vuelos en globos
con fingido amor.

Si llegas
olvidamos el pasado
y tomamos carretera
rumbo al sol.
Ven conmigo,
el siguiente lunes
llegó.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Nostalgia VII

¿Qué haré cuando me faltes?
Cuando en verdad te hayas ido
y no haya más abriles en el calendario
tan esperados por mí.

(No te vayas)
Haré poemas al pasado
para traerte conmigo
y decirte que aunque te has ido
sigues conmigo.

(Mira lo que escribo)
Uno por Tlaxcala,
uno por la playa,
uno a tus pestañas
el último a tus entrañas

(De tus entrañas)
Sacaré de ellas el coraje con el que vives
acompañadas de un demonio en soledad,
tantas noches en vela mientras pienso
¿dónde vuelas en la ciudad?

(Continuidad)
Qué haré cuando te vayas,
cuando me faltes para siempre
y la ligereza no vuelva a mí,
qué haré con tantos insomnios
y mis ganas de quererte escribir

¿Y si volviera a mí la esperanza?
¿Y si tuviera que volverlo a vivir?
No tengo más deseo que fuera contigo
para no tener pasado,
y volver a aprender todo de ti.

No te vayas,
lo digo repetidamente
y también te lo escucho decir
¿qué será de nosotros?
¿qué será de ti?

Y si el fin del mundo nos sorprende
antes,
antes te quiero decir,
no te vayas
¿Qué será de mí?