Esta vida tan plácida me extingue...

De pequeña quería ser un ser ruidoso y decorativo...

martes, 31 de octubre de 2017

XXVII

¿Dónde te alcanzan los sueños que siguen tus pies?
Parado tan simple,
sin nada, con los bolsillos vacíos de miedos,
con la fortuna de decir no a lo que te ata,
con la frescura de la mañana
y ese medio sol que se cuela por las ventanas.

Te admiro

¿Dónde se duermen los anhelos que esconden tus cabellos?
Esa barba, las pestañas, las manos repletas de razón,
de verdades,
de preguntas,
de los meses,
del octubre más hermoso que conozco por ti.

¿Dónde estás mientras te pienso cada día?
Descalzo, en la playa,
con esas piernas largas,
despierta,
arrúllame el alma,
las estrellas hoy brillan para ti.

¿Qué será de ti en este día?
Veintisiete,
el octubre más bonito que conozco,
y la mezcla de felicidad y melancolía,
las llamadas, los abrazos, las personas…
Los años que te quedan por vivir.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Cuando tengas tiempo

Viernes

8:10
Y es que yo no sé cómo pasó todo ese alboroto, simplemente llegaste, me prestaste tu chamarra, me pusiste una paleta de fresas con crema en la boca y me abrazaste cuando nadie veía, justo en ese abrazo sentí la calma, la paz que tanto faltaba a mi vida, el amor, qué bonito es caminar siendo querida. Luego, de madrugada, me dijiste que me amabas, por eso crecí, porque el amor riega, florece, porque después, entre las 4:00 y las 4:30, supe que yo te amaba a ti.

10:20
Es así como crecen las personas, cuando se dejan ser, igual cuando se dejan querer, cuando se comparten todo ese cúmulo de experiencias y por la noche se esperan para decir: ven corazón, es hora de dormir. 

11:35
Ven corazón, abre tu alma, ven corazón, busca lo mejor de ti, ven corazón enciende tu corazón, ven corazón, siente la paz. Ven corazón, estamos a tiempo, ven corazón tienes el tiempo perfecto. Ven corazón, lee algo para mí, apaga la luz, déjame dormir.

martes, 22 de agosto de 2017

Lunes

(Semanario III)

El eclipse se hizo total
¿Dónde estás?
Ven conmigo,
te espero a la
vuelta del Vergel
sin aeropuertos tristes
o vuelos en globos
con fingido amor.

Si llegas
olvidamos el pasado
y tomamos carretera
rumbo al sol.
Ven conmigo,
el siguiente lunes
llegó.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Nostalgia VII

¿Qué haré cuando me faltes?
Cuando en verdad te hayas ido
y no haya más abriles en el calendario
tan esperados por mí.

(No te vayas)
Haré poemas al pasado
para traerte conmigo
y decirte que aunque te has ido
sigues conmigo.

(Mira lo que escribo)
Uno por Tlaxcala,
uno por la playa,
uno a tus pestañas
el último a tus entrañas

(De tus entrañas)
Sacaré de ellas el coraje con el que vives
acompañadas de un demonio en soledad,
tantas noches en vela mientras pienso
¿dónde vuelas en la ciudad?

(Continuidad)
Qué haré cuando te vayas,
cuando me faltes para siempre
y la ligereza no vuelva a mí,
qué haré con tantos insomnios
y mis ganas de quererte escribir

¿Y si volviera a mí la esperanza?
¿Y si tuviera que volverlo a vivir?
No tengo más deseo que fuera contigo
para no tener pasado,
y volver a aprender todo de ti.

No te vayas,
lo digo repetidamente
y también te lo escucho decir
¿qué será de nosotros?
¿qué será de ti?

Y si el fin del mundo nos sorprende
antes,
antes te quiero decir,
no te vayas
¿Qué será de mí?

viernes, 12 de mayo de 2017

Cuando tengas tiempo

Huele a opio en las nubes.

Jueves

3:00
Cuando tengas tiempo quisiera que supieras todo lo que se vive desde ti. No es urgente, no es ahora mismo, ni siquiera pronto, pero sí es necesario, (uno conscientemente no elige qué escribir, es como si un demonio se apoderara de las manos).

9:00
Encontré las cartas que alguna vez te leí y jamás te entregué: Te quiero con el corazón. Fueron los finales más sublimes y serios que pude plasmar, tú y tu alma mandarina. ¿Quién te querrá así? Lo sabes, todo se ha ido al carajo, en parte mi necedad, en parte tu prisa, en parte las tonterías que al destino se le ocurren. 

9:16
Fue verdad aquella tarde que te dije que no estaríamos juntos porque tanto amor no era posible; tanto amor. Si supieras lo poco que te quise y lo comparas con el amor más grande, sabrías que aquello iba para ser eterno. Lo poco que te quise, y te quise más que a nadie.

10:33
El insomnio se ha vuelto apoderar de mis noches, cada vez menos tuyas, más genéricas, menos nuestras. Me cuenta historias plasmadas en las paredes y el techo, me dice que te lo diga, que no sea absurda, que te lo diga, que no sea cobarde, que te lo diga, por eso te lo digo, te lo escribo. Huele a estar jodida.

12:20
Cambiaste mi vida, siempre a mejor. ¿Qué fui yo antes de ti? Mírame, dímelo. ¿Qué fuiste tú? ¿Qué fuimos? ¿Qué éramos? Los meses se rompieron, no fuimos nada. No tenemos pasado, todo fueron inventos nuestros para encontrarnos. Cambiaste mi vida, aunque tu nombre no cupiera en el porvenir, me enseñaste el camino.

lunes, 8 de mayo de 2017

Sueño fugaz

De los sueños repentinos
...

De la noche sólo tengo el abrazo,
el sueño de tu voz diciendo
aquí estoy, hagamos las cosas bien,
¿cómo es que se han de hacer bien?

Mis manos vestidas de anillos de sacerdocio,
de tus propias promesas y votos
el tejido de nostalgias que me abriga
en tonos que elegiste un diciembre para mí.

Agua de rosas, jugos de cítricos, ya ni el chai,
en un eterno recuerdo, sin sabor ni olor,
la caja de puros que también me quitaste,
porque el vicio se fue…

Toma mi virtud y pégala a tu pecho,
haz que valga porque ya no queda nada,
sólo las memorias de promesas,
y el último juramento una mañana de febrero.

Por tu parte, las pinceladas de flor de loto,
ese fresco olor a manzanilla tibia para ti
que Dios esparció como gotas
la tarde de lluvia en manos del destino.

No queda nada, ni la esperanza ni el deseo
de un día ser bañada en aguas saladas
de tu templo, tus templos,
ni la divina forma de enlazarnos con la mirada.

Del abrazo sólo el sueño de la noche
la triste sensación de no escuchar tu voz:
aquí estoy, hagamos las cosas bien,
¿cómo es que se han de hacer bien?

jueves, 27 de abril de 2017

Nostalgia IV

Sé que me fui ayer
porque no había más tiempo,
porque no pude quererte menos,
porque quedarme hubiera sido sólo quedarme.

Uno hace historia con las cosas insólitas,
aventarme de un puente, volverme astronauta,
irme de tu vida…
pero no me fui.

Se quedaron mis ojos contigo
y una copa donde no cupo tanto tiempo,
ese pacto de volver a estar juntos
aunque sea sin tocarnos.

No sé qué mata más rápido,
ni qué tan pronto quiero morir,
si me fui ayer
¿en verdad me fui?

Te acomodo entre mis letras
que son nada sin ti,
para que me leas,
para que te busques entre ellas…

Sé que me fui ayer
pero no me fui.