Esta vida tan plácida me extingue...

De pequeña quería ser un ser ruidoso y decorativo...

sábado, 24 de mayo de 2014

Requiém


La tarde huele a vainilla,
a silencios, a almas arrepentidas
entre lo incómodo de la despedida.

Hay un terremoto que viene al galope de un caballo,
de una caballona de tacones,
de turbante morado,
de panes al vapor.

Y hay también pequeñas risas
que suben en los hombros
de espaldas tatuadas,
alegrías que se esconden
trás pláticas de madrugada

Se acerca el final
en el té de las cinco,
en el pan con miel,
en tus ojos oscuros
que no sé si se quedarán.

Preparo el requiém
por si fuera necesario,
por si quiero que te vayas
o decides no quedarte.

¿Y la espuma de la tarde?
¿Y la lluvia en tu cabello?
¿Y la luna en tu ventana?

Todo me lo bebo,
bienvenido lo que venga,
si fuera tu amor
o si fuera tu ausencia.

viernes, 16 de mayo de 2014

Demasiado tarde

Demasiado tarde para trenzarme el cabello,
Para acomodarte en mi pecho
y poner trozos de luna en el café.

Demasiado tarde para detenerme,
para ser y no ser o dejar de ser
-no para empezar a ser-

Demasiado tarde para escribirte sin prisa
para no quererte,
para olvidarte.
Demasiado tarde para quedarme.

Demasiado tarde para el martes,
para no sentir sed,
para no querer ser libre, para no serlo.

Demasido tarde para no soñar,
para no ser etera
y vivir sin volar.

Demasiado tarde para que te quedes,
para incluirte en mi futuro,
para puntos suspensivos.

Demasido tarde,
es demasiado tarde.