Esta vida tan plácida me extingue...

De pequeña quería ser un ser ruidoso y decorativo...

domingo, 2 de octubre de 2011

Descripción del resplandor de mi memoria

No entiendo este capricho mío de pensarte mes a mes...como si tuvieras la capacidad de por un segundo apoderarte de mis recuerdos, o será que por un segundo me siento apoderar de los tuyos.
No entiendo esta desfachatez de extrañarte por segundos, de olvidarte y recordarte, de pensarte...siempre igual, sólo por segundos.
Desde el puente de Artesanías


Me acordé de tu presencia.
De tu figura a media luz sobre el sofá,
tan pueril, tan indiferente, tan seria.
Tu mirada tan traviesa.
Me acordé de tus sentados,
tan extendido por todo el lugar,
como si todo te perteneciera,
como si no tuvieras ganas de ser amable.
Me acordé de tus palabras locas
volando por toda la habitación,
chocando contra la ventana, flotando por ahí.
De tus labios diciendo no
y tus brazos diciendo sí.
De tu espalda que siempre hablaba por ti,
y mis manos recorriéndola, descifrándola,
como leyendo un escrito en braille.
Me acordé de tus andares distraídos,
tus pestañas de aguacero y tus ojos de perro
con necesidad de amor.
De tus abrazos por la noche
que guardaban el calor del sol.
De tu sonrisa infantil.
Me acordé de tu dormir profundo,
de tu cabello extenso, de tu cuerpo por toda la cama.
De tu vergüenza inexistente
y tus silencios largos.
Me acordé de tu olor tan ligero,
de tu sensualidad oculta,
de tu lunar tan sexy.
Me acordé de los paseos largos,
los cafés fríos, los tequilas calientes.
De las carcajadas a gritos
y tus bostezos profundos.
De tus pies bailando a mi ritmo.
Me acordé del puente de artesanías,
del Bunte al que tanto fuimos,
y hasta de los besos que no nos dimos.
De las guerras de boronas y tu barba con panna.
Me acordé de las tardes de lluvia,
de lo extraños que fuimos, de lo mucho que nos conocimos,
de los sueños que fingimos, los planes que no cumplimos.
Me acordé de tus ojos dormidos y tus ronquidos.
Me acordé de la primera cena y la última que jamás comimos.
Me acordé de tus huellas en la arena,
de tu abochornado rostro,
de tu fingida ignorancia y tu facilidad de asombro.
Me acordé de tu presencia.
.
.
.
Me acordé de ti un segundo
para olvidarte todo un mes

8 comentarios:

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

No importa si es la nostalgia quien te impulsa a escribir... que sea...

Un abrazo y gracias por pasarte por mi lado

Canelita dijo...

Gracias a ti por visitarme por aquí...creo que es precisamente eso, nostalgía, y no hay peor nostalgía que la de añorar lo que jamás sucedio...
Es un plácer leerte...
Un abrazo.

Carolina Kato dijo...

Anelita... ¿que puedo decirte? me he vuelto tu fan y no es solo por halagarte, sino porque realmente tu manera de escribir es excepcional... al leer esto pude sentir la nostalgia, la añoranza, el dolor de desear que ese alguien este a tu lado pero en lugar de eso no quedan mas que recuerdos de lo que fue, en la realidad o en un sueño tal vez... Me encanto!

Canelita dijo...

Lo más increible es transmitir cualquier sentimiento, que al leer puedas vibrar como cuando yo al escribir...reir o llorar...
Me halagan verdaderamente tus comentarios.
Gracias por tomarte el tiempo y leerme un rato...
Gracias por pasar.
Un abrazonte enorme con olor a canela...
:D

braulio dijo...

hay canelita!!!!
como me haces sentir cosas chidas con tus palabra que a la ves me ayudan a ver la vida desde otra perpectiva!!! y es genial!!! :)

Canelita dijo...

jijiji....gracias por tus palabras Braulio...
Qué bueno que te ayude a ver la vida desde otro punto de vista...espero que sea uno mejor...o al menos uno distinto, que sane, que llene, que cure...un punto de vista bueno (sin entrar en conflicto sobre que es bueno)
Tú siempre tan seguidor...
Muchas gracias por tomarte el tiempo para leerme...
Un saludo...un abrazote!

brendiux17 dijo...

yo kiero olvidar por un mes...

Canelita dijo...

Sí, sólo por un mes, ya después está bien volver a recordar...nop?