Esta vida tan plácida me extingue...

De pequeña quería ser un ser ruidoso y decorativo...

martes, 5 de febrero de 2013

De servilleta y tinta negra

Las palabras se hacen polvo.
Se han hecho cenizas ya.
Llega despacio, muy despacio, el eco de los días pasados.
No quiero que haya más tiempo.

Es fácil asociarte con el tintinar de los hielos en el vaso,
con el ruido del teléfono
o el paso a vuelta de rueda.

Te reflejas en el río Zahuapan.
En el cabello de los niños,
en la nostalgia que me canta para enamorarme
y luego me deja sola.

Me merezco un cualquiera y tú una novia poeta.

Cómete mis besos
que se hacen polvo como las palabras.
Toca la guitarra para mí.
Bebamos chai caliente,
fumemos puros juntos
y hagamos corazones con el humo.

He vuelto a olvidar que no estás conmigo,
que las palabras se dispersan,
que la vida nos separa sin querer.

Hago versos con sabor a canela
y tú le das forma a mis dedos.
Y tú no estás aquí.

Maquilla mi alma con color de "te quieros".

Eres un soñador perpetuo.
El peaje que tengo que pagar para viajar.
Una manzana en el frutero.
Eres mi poema de servilleta y tinta negra.



Servilleta y tinta negra (mi poema).

2 comentarios:

BEATRIZ dijo...

aah! y la inesperada inspiración prefirió una servilleta blanca...qué romántico.

Saludos.

Canelita dijo...

La inspiración no conoce ni momentos, ni formas, ni lugares...sólo está.

Gracias Beatriz por seguir viniendo.