Esta vida tan plácida me extingue...

De pequeña quería ser un ser ruidoso y decorativo...

jueves, 12 de abril de 2012

Costumbres irónicas

Decía mi profesora "las costumbres son buenas", subjetivas, pero buenas al final.

Me acostumbre a tu cuerpo durmiendo a mi lado,
medio despierto, buscando mis labios,
a despertar y seguir soñando.

Me acostumbre a tu cobija, a tu alfombra,
a las cenas y los cafés de madrugada,
a tus manos explorando.

Me acostumbre a tus tristezas, a nuestras risas y llantos,
a buscarte cuando estaba perdida,
a encontrarte cuando a gritos lo pedías.

Me acostumbre a las sobremesas extensas,
a dormir desnudos y abrazados, 
a tu aliento cerca de mis labios,
a tus ojos cerrados, a tu cabello despeinado.

Me acostumbre a andar de tu mano,
a ocultar nuestros besos de lo mundano,
a crear e inventar, a bailar y cantar,
a dormir entre tanto escándalo,
a verte estudiando.

Me acostumbre a que me explicaras el universo, 
a que me hablaras de economía, de la utopía,
a tus manias y protestas, a que no siguieras reglas,
al peso exacto de tu cuerpo escueto,
a la forma en cómo me llamabas, a tu cuarto desordenado.

Me acostumbre a que fueras mi punto de equilibrio,
mi demonio, mi amante y amigo, mi suspiro,
mi pan de cada día, mi café chai,
mis desveladas, mis madrugadas.

Me acostumbre tanto a ti, como ahora
a olvidarte me he ido acostumbrando.

3 comentarios:

Padrino dijo...

Tu manera de expresar lo que sientes es, como siempre, magistral. De nuevo me dejas sin palabras…

Solo puedo mandarte todo mi cariño y un beso muy especial.

Canelita dijo...

Don Padrino, me tiene en ascuas sin saber nada de usted.
A ver si me va pasando su twitter, o su FaceBook...

Muchas gracias por seguir pasando, ya no se desasparesca tanto, porque se le extraña.

Un besote padrino y un gran e inmenso abrazo

Padrino dijo...

Este es mi facebook pero no entro mucho http://www.facebook.com/profile.php?id=100003528702638

Siento mi silencio pero ahora no me veo con fuerza para escribir nada. Solo se escribir con el corazón y me lo han destrozado.

Gracias por añorarme