Esta vida tan plácida me extingue...

De pequeña quería ser un ser ruidoso y decorativo...

sábado, 5 de mayo de 2012

Demonio Querido

¿Serás real, o un sueño perverso? ¿Acabas de llegar, o nunca te has ido?
Somos parte de la postal perfecta.
Tú, con tus caras y muecas,
yo, desnuda entre tus piernas.

Sígueme hablando del universo,
sigue mostrándomelo con cada beso.
ajusta mi cuerpo al tuyo, 
que somos engranes conocidos y perversos.

Quema mi piel con tus caricias,
que está noche soy invitada especial
y no me aterra el infierno
si me quemo contigo.
Demonio, demonio querido.

Vuelve a reír con locura en mi oído,
vuelve a husmear por mis rincones,
a reconstruir mis emociones,
vuelve a desplegar tus alas
y llévame a volar.

Mira como nos hacemos uno 
con cada palabra, con cada mirada,
con cada silencio y cada suspiro,
con cada palpitar.

Toma mi mano y enséñame el camino
a la selva de tu ser,
déjame descubrirte…redescubrirte,
déjame enseñarte lo que en tu ausencia aprendí,
quiero saciar las ganas que tengo de ti.

Vuelve a ser mi demonio, vuelve a envolverme,
a enamorarme, a raspar mi cuerpo con tu barba,
vuelve a robarte mi alma…esta noche estoy a tus pies.

Dame de tu lengua agua de vida,
de tus manos caricias,
de tus brazos abrazos,
dame de tus palabras sabiduría.

Somos parte de la postal perfecta,
tú, aliviando mi frío con tus llamas,
yo, acariciando tu espalda, 
despertando tus ganas.

Arráncame la piel…
enséñame el mundo
devórame, destrózame,
inúndame. 

Demonio querido, 
somos un cuadro perverso y perfecto,
Yo, con mis caras y muecas,
Tú, desnudo entre mis piernas.

3 comentarios:

TrovayMas dijo...

Hay presencias que permanecen, que nunca se van, demonios por los que siempre vamos a arder, con los que podemos estar satisfechas, mientras estén desnudos arropados con nuestras piernas.
Excelente poema, amiga mía.

Canelita dijo...

Gracias por pasar hermosa Mariana.
Tienes razón, hay demonios que siempre volverán, a veces por sorpresa, a veces por necesidad.

Un abrazo querida!

Padrino dijo...

Esos demonios tan necesarios...