Esta vida tan plácida me extingue...

De pequeña quería ser un ser ruidoso y decorativo...

miércoles, 29 de octubre de 2014

Nostalgia III

A propósito de estos días.

Son las dos y tú no estás,
te pienso en un salón de clases,
cerca de donde estoy ahora,
con paso firme en medio de una marcha,
envuelto, como siempre, de tu amargada soledad,
de tu molestia por el mundo,
de tus luchas por las causas perdidas.

Me duele pensarte tan solo y desprotegido,
    añoroso,   distraído,
sin nadie que te prepare el café
o te escuche cuando por casualidad hablas.

Te extraño, es cierto,
escuchar tus escasas risas,
besar tus ojos tristes,
ponerte sobre mi pecho para dormir,
incluso venirte a escribir.

Sentarme frente a ti
mientras gritas por las injusticias,
y estudias a las cuatro de la madrugada
o lees a la luz de la vela a Nietzsche.

Me harás falta un poco,
cuando abra la ventana,
cuando camine más sola que tú,
cuando me extrañes, si lo haces...
Cuando por la noche me ponga a pensarte.

No hay comentarios: