Esta vida tan plácida me extingue...

De pequeña quería ser un ser ruidoso y decorativo...

jueves, 10 de noviembre de 2011

Las mal vibradas...

-Después de la comida vamos por un postre- me dijo Brenda. Así que como a las 6 de la tarde entramos a ese restaurante de colores tan sobrios y pinturas cafés en las paredes y pedimos nuestro postre.

Muy bien acompañadas de una tempura de vainilla y un té de jazmín (en mi caso) continuamos la conversación que salta de un tema a otro sin darnos cuenta.

-Qué escena tan tremendamente hermosa- le comenté a ella  -mientras llueve y se oscurece a estas horas de la tarde estamos escuchando música perfectamente relajante y comemos esta cosa llena de chocolate, hasta suena nostálgico y deprimente, pero bonito.
 Entre la lluvia, las cucharadas, los tragos y los dientes un poco destemplados (aunque fue una excelente combinación), llegamos a la plática que ya habíamos tenido con anterioridad, pero esta ocasión profundizamos más, esa en donde hablamos de las vibras, positivas y negativas.

El punto es que hace unas cuantas semanas estaba en un estado depresivo-negativo y entre tanto estar juntas terminé por contagiárselo, o quizás ella me lo contagió a mí, y dedujimos que el departamento tenía esa sensación de pesadez que sentías cada vez que llegabas a él, o alucinamos con eso, pero entre el alucín y la realidad hay algo que tenemos específicamente claro, el mundo se mueve por ciertas energías, cada uno de nosotros tenemos una dosis de positivas y negativas, y nunca faltan las vampirezas energéticas que seguro te tiran mala vibra.
Y dejo muy claro que no hablo de trabajos de magia y todo eso, me refiero a la capacidad que tenemos cada uno de hacer con nuestras palabras, pensamientos e incluso actos que alguien en específico se llene de energías malas.

-¿Quién me puede a mi desear mal?- me preguntó con una dosis exagerada de certeza que terminé por creerle- pero a ti… sí, seguro tú eres la que necesita una limpia.
Entre tantas cuentas, sumas y restas, llegamos a la conclusión de que, teniendo ella razón, al menos dos personas me llenaban de sus malas vibras, y lo admito, yo soy responsable de ese sentimiento, pero que quede entonces claro que si a mí me arrojan sus malas energías es seguro que a ella también, otra vez, por lo mismo de que siempre estamos juntas. Claro, nadie dice: Esa tipa me cae mal, sin implicar a Brenda, ella siempre tiene que aparecer en esos comentarios, así pues las malas vibras son para las dos.

-Esa tipa me cae mal, y su amiga….ah!-seguro así suena.

En fin, si agregamos todos esos comentarios que me llegan en forma de vibraciones desde algún lugar del mundo, por personas que incluso no me conocen, y sus amigos y amigas, ahora entiendo porqué el departamento se siente tan pesado, y porqué últimamente nos salen las cosas que pareciera que estamos saladas, incluyendo que el otro día nos cerraron el bar al que teníamos pensado entrar, explotaron los focos de nuestra segunda opción e incluso los pambazos que cenamos dejaban mucho que desear, sin mencionar que el 18 viene Simple Plan (evento al que Brenda quiere asistir) y Nacho Vegas (al que obvio yo quiero ir), pero tenemos ya ocupada esa fecha sin forma de cambiar nuestros planes de todo el fin de semana.

Aaaaah, necesitamos urgentemente una limpia, con huevos y toda la cosa, pero una bien dada, para ver si así corremos con mejor suerte.


Terminamos llegando al departamento un poco mojadas, entramos y por alguna extraña razón sentí que nada de lo anterior tenía lógica, al fin estábamos en la casa que tratábamos día a día de volver hogar, que limpiamos y decoramos con locura, que incluso tiene una pared de pensamientos frecuentes hecha por las dos, mi departamento de paredes blancas que me hace sentir segura y que guarda todas nuestras barrabasadas. No, el depa no tiene malas vibras, ni se siente pesado el ambiente, y no necesitamos ninguna limpia, aunque nunca esta por demás, pero cómo nos reímos con la plática de las mal vibradas llenas de negatividad, o sea, ella y yo.

6 comentarios:

brendiux17 dijo...

jajaja, mala vibra o no... tamos saldas mensa... pero tenemos mas energías positivas que negativas y seguimos siendo felices y haciendo infelices a algunos...como todo el mundo...

Canelita dijo...

jajajaja....yo jamás haría infeliz a nadie, mi corazón no alcanza a tener malas vibras, tú haces ese trabajo por mi...Babas!

brendiux17 dijo...

mi corazón se esta haciendo cada vez mas negro por el odio..odio? no! ese sentimiento es demasiado profundo para mi, mi corazón se esta volviendo duro y negro por las malas vibras que tengo que producir para las personas que te hacen daño y por las personas que me lanzan esas malas vibras... esas vampiresas energéticas que por ti tengo como enemigas..
pero no te preocupes...que yo soy feliz por recibir malas vibras, por que lo que tengo a cambio, al fina,l es que riamos juntas de estas malas vibras...

Canelita dijo...

Qué te puedo decir Brenda, mira que muchas veces tenemos que cambiar el color del corazón, y que quede claro que el negro no tiene que ser un color negativo, quizá neutro, quizá sombrío, quizá simplemente fuerte. Me admito culpable de esos actos en los que has incurrido por cuidar un poco de mi alma, sí, todos tiramos malas vibras, las mismas que nos son regresadas por "alguien más", lo importante, después de todo, no son esas acciones que hemos cometido, muchas veces en complicidad, por el simple motivo de molestar, o esas cosas que en ocasiones nos hacen, las palabras que nos lastiman y la veces que he tenido que marcarte toda hambrienta y con un mar de lagrimas en mi rostro, pagando por mis energías negativas, lo importante es que después de todo, y aunque juntemos nuestras vibraciones negativas, seguimos teiendo más energía positiva...más palabras de locura y momentos de desenfrenada/desenfadada risa.
Gracias por pasar, un abrazo con olor a canela..
(jajajaja)

brendiux17 dijo...

Yo se querida Canelita, al igual que todos (o eso creo) que todo lo que se hace, lo tienes que pagar y a veces con creces, y tu sabes muy bien que el negro es uno de mis colores favoritos, así que no me preocupa que mi corazón se este oscureciendo, que así se podrá ocultar mejor o como dices mostrará fuerza ante los demás corazones, por lo tanto el negro es una buena opción para mi...mostrará lo que he hecho por otras personas y por mi misma, ah! espero con ansias mas momentos de felicidad, y por que no? de infelicidad, de lagrimas, que ya sabremos convertirlos en momentos graciosos, como lo hemos hecho otras veces...

Canelita dijo...

Que vivan eso momentos...los que han pasado, y los que nos quedan por vivir.
Te quiero, pinche mejor amiga!