Esta vida tan plácida me extingue...

De pequeña quería ser un ser ruidoso y decorativo...

martes, 10 de enero de 2012

Lo común que soy


Mientras andaba por aquí y por allá, y me sentaba en lo más alto de la ciudad, vino este pensar a mi cabeza.
La misma calle...
Este pensamiento viene a mí,
entre paso y paso, y mi andar distraído.
Veo la ciudad, mi hermosa ciudad,
y vuelvo a creerlo, a sentirlo.

Admiro pasar desapercibida
entre tantos que también caminan,
que andan con locura, amor, calma,
que esconden sentimientos, historias, su vida.

Observo mis zapatos que me parecen cursis,
que a ratos me lastimas, como si estuvieran
enojados de que no los uso tanto.
Me adelanto, me detengo, sigo caminando.

Qué común soy, que transparente, que igual.
Qué grande y pequeña, qué intranquila.
Respiro, profundo, como si nunca antes
hubiera podido hacerlo, asombrada.

Y ahora me pierdo,
en la misma calle de siempre,
en el mismo lado,
en el mismo cielo.

Nadie como yo
y todos tan iguales.
El mismo lugar
ahora diferente.

Y me veo vestida de pantalón azul
y mi blusa de tirantes negra,
mi ropa desgastada y mi alma,
a veces cansada, a veces lustrada.

Sigo caminando, como ayer,
como lo haré después.
Amo pasar desapercibida.
Qué hermoso es estar perdida.

Y perdida verdaderamente,
sin control, ni en mis  pequeños pasos,
ni en mis grandes y locos pensamientos,
brincando de cuento en cuento.

Y ahora  me siento
en esta silla roja,
de poca ergonomía,
tan igual que la amarilla.

Siempre igual,
siempre yo,
pero tan cambiante,
tan distraídamente cambiante.

Me quedo, ya no sé dónde voy.
Qué exquisito sentir lo común que soy.

2 comentarios:

Yaolli Toltecayotl dijo...

me a gustado mucho :) saludos¡¡

Canelita dijo...

Yaolli, gracias por pasar.
Qué gusto que te haya gustado.

Un abrazo.