Esta vida tan plácida me extingue...

De pequeña quería ser un ser ruidoso y decorativo...

martes, 16 de agosto de 2011

Niñas malas!

Quién es más niña mala de las dos...le pregunto a Brenda mientras nos metemos como 10 bombones con chocolate a la boca y todos los dulces de los que podemos echar mano en este instante.
No lo sé, me responde, pero creo que tú no.
Busca en Internet cuáles son las características para volverme niña mala...y sirve que medimos quién es peor...y me meto otro bombón.
Me lee varios escritos que dicen cosas graciosas y me ponen a pensar. 
Que una niña mala tiene que ser egoísta, entonces me va ganando porque ella es más ególatra.
Que una niña mala tiene la seguridad de acercarse a alguien que le llama la atención para invitarlo a salir...empatamos, (pienso en el niño que conocí en el metro).
Que si debo decir groserías, vomitar, comer, gritonear, escaparme y hacer las cosas como yo quiero y cuando yo quiero...Que si soy niña buena seguro me enredaré en una relación de cuatro años...Que si bla bla bla.
Brenda sigue leyendo y yo sigo comiendo.
La semana que viene iremos al centro a buscar a un tipo que me parezca atractivo para que le hable, y no porque quiera ser niña mala, nada más por el gusto de conocer a alguien.
Entonces si me besuqueo con alguien, o mejor, con muchos, si saco malas notas, si digo groserías (que muy comúnmente digo) seré niña mala...
Ash! Está bien Brenda, tú me ganas.
Y no porque tú hagas todo lo anterior, más bien porque yo soy más mensa en cosas del corazón.
Pero qué le hago si así nací...Demonios.
Quiero ser niña mala...quiero tragarme sin modales la caja entera de bombones, ir a la estación Zapata en busca de algún encuentro fugaz.
Llegar tarde o es más no llegar, quiero hacer cosas que en verdad suenen a maldad y no conformarme con maldecir a una tipa, tirada en la cama a un lado de mi mejor amiga...
Quiero mentir en favor mío, tener un amante de ocasión, y una segunda opción para cada momento (como siempre me aconseja Claudia), quiero ponerme un vestido rojo entallado sin sentirme demasiado exagerada, quiero hacer muchas cosas que se me vienen a la mente de lo que yo misma considero que una niña mala debe hacer.
Creo que mañana empezaré.
Ahora tengo una ley entera que leer...
Creo que mañana lo intentaré, pero, Brenda...no te burles si fracaso en el intento.
Ser niña mala nunca fue mi prioridad...Pero qué más da, si en este momento sigo hablando de la vida que no viví.
Pienso en la canción que Brenda me leyó....y yo sé lo que quiero:
Portarme muy mal y pasarla muy bien en los brazos de algún caballero.
Mañana empezaré, por hoy seguiré comiendo otro bombón.
Pd. Brenda me ganó. Sólo por hoy.


2 comentarios:

Clau dijo...

mi vido esta bn wow...i io siempre te digo hai q tener un segundo frente para todo...te re amo mensa...a i espero i brenda te de unas buenas clases de niñas malas mui malas!!!!...

Canelita dijo...

ok ok....se las pediré...
yo tmbn t amo muñequita!