Esta vida tan plácida me extingue...

De pequeña quería ser un ser ruidoso y decorativo...

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Lluvia de madrugada

Hay una tarde en mi memoria que jamás quiero olvidar. Una de lluvia a tu lado, que a veces quisiera cambiar.

Esta noche hacen fiesta mil gotas que bajan.
¿Mil gotas? Yo las conté por mi ventana.
Bailan al compás de su propio ritmo,
Despacito, apresuradas, brincoteando.

Me invitan a su ceremonia,
Me hacen participe hasta de su canto
Me arrullan entre sus brazos,
las mil gotas que siguen bailando…

Parece que tienen ganas de derrumbar el cielo,
Y  yo no tengo miedo, solo encanto.
Han creado una laguna a mí alrededor…
Lleno mi laguna mental mientras las estoy observando.

Siguen enfiestadas, las escucho reír.
Hacen de la noche su aliada y de la luna su testigo.
Bajan por mi cuerpo sin pedir permiso.
Lluvia de madrugada, quédate conmigo.

4 comentarios:

Padrino dijo...

A mi también me gusta la lluvia, incluso cuando mis lágrimas se confunden con sus gotas al resbalar por mi piel.

Canelita dijo...

Ou, que sensible comentario querido Padrino.
Me gusta la lluvia cuando estoy triste porque siento que el cielo llora por mi.
Un saludote.

cirugia plastica de nariz dijo...

"Y yo no tengo miedo, solo encanto" hermosos versos los que escribes!!

Canelita dijo...

Gracias infinitas =D